Sinar AlvaradoSinar Alvarado, escritor colombiano, autor de:

Retrato de un caníbal, (Debate 2005). Sus crónicas han aparecido en las revistas: Gatopardo, Semana, SoHo, El Malpensante, Travesías y Esquire.

.

.

¿Cuál es tu libro del día?

Mi libro del día se llama Los hijos de la roca, y es la mejor crónica que he leído en los últimos meses. Desde el primer párrafo el lector cae en manos de un narrador eficaz, manipulador como dios manda, que pone su dominio de la dramaturgia al servicio de un relato verídico: la historia está plagada de escenas bien tejidas, de ritmo, de momentos que gritan y dibujan verdades mayores. El libro cuenta el largo ascenso de un grupo de alpinistas colombianos que viajan rumbo al Everest, en 2007. Son ocho capítulos que contienen perfiles de varios personajes (los hijos), desde sus entrenamientos en Suesca, un pueblo con montaña de piedra (la roca) ubicado cerca de Bogotá, hasta el último paso en la cima del mundo. Todos los relatos tienen los ingredientes necesarios: suspenso, conflicto, riesgo, épica. Y mucho más: una investigación rigurosa, reflexiones hábilmente urdidas entre la narración y varias ilustraciones que complementan la riqueza del relato. Ahora, ¿quién cuenta esta historia? El autor del libro es Luis González Sarmiento, un colombiano que se ha desempeñado como productor, director y guionista de cine, teatro y televisión. González Sarmiento no es periodista, y nunca ha trabajado en periodismo, que yo sepa, pero su prosa contiene un valor fundamental del oficio: instinto narrativo.

¿Algún placer culposo literario?

Ya no tengo ninguno. Pero hace más de veinte años, cuando empecé a leer, todos mis amigos eran  —creían ser— chicos duros, y recuerdo que el solo acto de sostener un libro era una vergüenza inconfesable.

¿Un libro que haya marcado un antes y un después?

Hay decenas de libros que me han marcado, pero aquí el ejercicio consiste en elegir uno. ¿Alguna novela capital? ¿Algún título imprescindible de un autor consagrado? No. Forzosamente ese único libro decisivo tendría que ser, para mí, 2001 datos curiosos. Fue el primer libro que leí completo, cuando tenía once años. Y es una suerte de Aunque usted no lo crea: una recopilación de datos extravagantes que van de la geografía a la botánica, del deporte a la monarquía, de los grandes hombres a las anécdotas más inútiles. Para completar el asombro de mi primera experiencia literaria, en la solapa de aquel volumen venía la fotografía de su misterioso autor: un marino en retiro que llevaba el rostro cruzado por un tapaojos. ¿Por qué me marcó ese libro? Obvio: fue el que me llevó a todos los demás.

.

@sinaralvarado en Twitter

Anuncios