Estamos dominados por las redes sociales y nos relacionamos a diario con otras personas a través del correo electrónico, prevaleciendo los mensajes para las relaciones interpersonales. Pues bien, Contra el Viento del norte viene a consolidar literariamente un hábito de comunicación que está latente socialmente.

Daniel Glattauer, nos presenta una historia romántica, que se teje entre correos electrónicos. Un amor que va creciendo en sus propios conflictos, ausencias, complejos y la debilidad de sus protagonistas.

Una relación que se torna dependiente, pero que quiere mantenerse en el anonimato, para no salir de la rutina que tanto Leo y Emmi quieren cuidar, sin percatarse que la ansiedad del uno por el otro es insostenible.

Leo y Emmi desde su propia realidad esperan del otro una decisión que Glattauer se encargará de mantener en suspenso hasta el final, pero que tendrá sosiego en el lector en su segunda novela Cada siete olas.

Los lazos se hacen cada vez más fuertes en sus fantasías que  convergen al amor y al deseo frente a la mirada de un computador, desencadenando pugnas internas por el hecho de afectar a terceras personas. Es una lectura que se disfruta por lo sutil y lo fresco de la narración, develando un mensaje recibido y enviado desde alguna bandeja de entrada, iniciándose un dialogo pletórico de seducción. El escritor austriaco nos entrega una novela del siglo XXI donde existen encuentros y desencuentros pero amor al fin y al cabo.

Reseña hecha por: Omira Bellizzio Poyer @OmiraBell en Twitter

Anuncios