El porvenir de mi pasado
Mario Benedetti
Punto de lectura
México
2003
 
 
 
 

 “En las páginas de este libro habitan inquietos fantasmas, se disparan revólveres y sueñan los sueños”, dejó por escrito el propio Benedetti sobre los relatos y breves poemas que inundan estas hojas.

Cada texto fue escrito entre el 2000 y 2003, año en que se publicó el libro; a excepción de “Niñoquepiensa” que salió a la luz en 1956 y que de tanto presentarse como monólogo -y con mucho éxito- por fin pudo conseguir en ese momento, un espacio dentro de alguno de sus libros de cuentos.

El título, casi contradictorio, sólo era un intento de dar un vistazo hacia el futuro; una frase que Benedetti tomó prestada de un poema escrito por su amigo José Emilio Pacheco y que le sirvió para confrontar a los lectores con sus propios demonios.

Cada cuento es como contener la respiración. Son inesperados y están llenos de esos vaivenes cotidianos que, a veces, pasan desapercibidos. Con mucho humor, el gran Benedetti se pasea por los temores, anhelos, recuerdos, aciertos y desventuras de cada uno de sus personajes, que son muchos. Cada historia es un revivir de la infancia o de la adolescencia, es reconfortarse ya con una edad madura, o aceptar la vejez cuando ya no queda más remedio, pero sobre todo, es dejar salir eso que está escondido, eso que nunca se dijo antes por temor a una lágrima, a un sentimiento no correspondido, a un olvido. Y resulta entonces, que cada relato es como reconciliarse con la vida. “Llega una edad en la que es mejor reír que llorar y por eso el humor está mucho más presente”, dijo alguna vez.

En estas páginas hay cabida para todos: viudas, suicidas, abuelos, niños, hombres solitarios, amantes, mujeres valientes y más. Por eso este libro, nos advirtió Benedetti, puede ser leído a cualquier edad, porque ahí están, transparentes, la esencia de las cosas que no nos atrevemos a decir, pero que él logró poner en palabras de manera magistral, como ya era su costumbre.

Traído en la maleta de Adriana Herrera, desde Miami (marzo 2012)

@viajaelmundo en Twitter

Anuncios