Israel Centeno, escritor venezolano, autor de:

Calletania, Monte Avila Editores (1992), Exilio en Bowery, Editorial Nuevo Espacio (1999), Criaturas de la noche, Editorial Alfaguara (2000), El complot, Editorial Alfadil (2002), La casa del dragón, Editorial Alfadil 2004, Bengala, Editorial Norma (2005), Iniciaciones, Editorial Periferica (2006), Bajo las hojas, Editorial Alfaguara (2010).

¿Cual es tu libro del día?

 Norte, una excelente novela de Edmundo Paz Soldán. Una historia sobre desarraigos,  sobre los abismos, las circunstancias trágicas fracturadas a través de los bordes, los ámbitos extremos y terminales.  El autor ejecuta el hermoso arte de contar, pone punto tras punto las tensiones vitales y las acciones limpias, revelándonos como imagen la poética de los finales y de los comienzos,  del inicio y del fin,  la paradoja del límite y de la inmensidad: allí estarán el amor, las pasiones, las esperanzas, promesas y desencantos que en momentos nos recuerdan a Barry Gifford y a su Perdita Durango. Edmundo Paz Soldán instrumenta la estructura con maestría y sobre ella José, un asesino en serie, apasionado por la lucha libre, Martín, declarado autista, Fabián artista plástico y Michelle, camarera  que sueña con ser escritora de novelas gráficas, cabalgan una descomunal y vertiginosa frontera.

¿Algún placer culposo literario?

No me veo en los complejos de la culpa cristiana cuando leo, dispongo sin peros de mi libre albedrío, desde hace tiempo he dejado de ser dogmático,  más que culpa pudiera tener algunos prejuicios, pero eso es otro tema; estelas en la mar, pues.

¿Un libro que haya marcado un antes y un después?

A estas alturas creo que ya son muchos los antes y después. Me agrada creer y comprobar que no he perdido mi capacidad de asombro, sufrimiento y gratificación en el ejercicio de la lectura, siempre me sorprendo y muevo mis paradigmas; a veces ando retrógrado como un planeta del zodíaco y vuelvo sobre autores y libros; otras, indagando. Como te dije no soy dogmático. Pero en todo caso, el ABC con el que me enseñaron a leer, por razones obvias.

@centenoIsrael en Twitter

Anuncios