Morir de nostalgia por algo que no vivirás jamás
Seda. Alessandro Baricco

 Tenía ganas de leer un libro BONITO, muy bonito. Debo confesar que cuatro años estudiando Derecho ha hecho que lea mucho, muchísimo… pero no necesariamente cosas agradables. Apasionantes, sí. Impresionantes también, pero no hermosas. Siendo como soy, una fascinada por la belleza del mundo, quería regalarme un libro hermoso para comenzar el año. Con eso en mente le pedí a Mario Giménez (@libropresumido en twitter) que me recomendara algo para leer. Un buen librero, como Mario, que conoce a su lectora hace cosas como decirte “Lee Seda, te va a gustar”. Así llegó este libro pequeño a mis manos y la tarde de un jueves me dediqué a leerlo, ese mismo jueves lo recomendé en #LibroDelDía aún sin haberlo terminado porque me tenía enganchada.

Lo primero que me gustó de este libro fue la habilidad descriptiva de Baricco, cada escena es como un cuadro pintado donde ves las luces de Francia o sientes el misterio y la quietud de Japón. Te lleva de la mano y estimula tu imaginación. Además es una descripción muy bien hecha porque no llega a ser tediosa. La narración tiene un cierto ritmo que se mantiene durante todo el tiempo. Luego mezcla momentos reales de la historia con los personajes ficticios de la novela, hasta Pasteur sale a relucir en el relato.

Seda es una historia de amor, como toda historia de amor tiene amores imposibles, amantes separados y como lectora siempre me pregunté ¿quedarán juntos? No es convencional, no tiene nada de convencional el Japón del Siglo XIX apenas abriéndose a occidente, un Francés mercader ilegal de gusanos de seda y un amor que nunca sabemos donde está, hasta el final de la lectura, cuando nos maravilla y deja un sabor agridulce en los labios. Ese es otro punto a favor de Baricco, quien nos lleva poco a poco y de pronto nos sorprende.

A esto debemos añadirle personajes muy bien logrados. Hervé Joncour, el protagonista de esta historia, con quien iremos de Francia a Japón y atravesaremos toda Europa en una supuesta búsqueda de huevos de gusanos de seda. Baldabiou, el primer hilandero del pueblo y una suerte de maestro, no sólo para Joncour sino para los lectores. Hara Kei, el misterioso japonés que vende los huevos a Hervé y dos mujeres, una en Francia, Helene y otra en Japón. Por supuesto, el Imperio del Sol Naciente es casi otro personaje en la novela.

Finalmente les confieso que mi placer personal es encontrar frases en los libros y subrayarlas con mi resaltador. Al final, Seda terminó todo subrayado, y eso para mí es la muestra de un libro que he disfrutado leer. Espero se animen y una tarde cualquiera disfruten de la magia de Seda.

Reseña hecha por: Carla Mariela Llovera

Asi tuiteo @CarlaMariela cuando termino el libro:

@CarlaMariela Carla Llovera #LibroDelDia Seda de Alessandro Barrico, una recomendación de @libropresumido

Anuncios